5 Consejos previos a renovar el suelo

1. No pienses cada habitación por separado y dale importancia al conjunto de la casa

Uno de los errores más comunes a la hora de renovar el suelo de un hogar es pensar cada habitación o lugar de la casa por separado. Esto nos puede ocasionar varios problemas, siendo el principal el hecho de que los diferentes entornos no lleguen a integrarse bien, con lo que el resultado no será nada satisfactorio.

2. Decídete por un suelo e instálalo en toda la casa

Así es, nosotros te recomendamos que instales el mismo suelo en toda la casa para dar uniformidad y sensación de amplitud. Hace años esto no era posible por cuestiones técnicas, ya que en lugares como cuartos de baño o cocinas no resultaba práctico según que tipos de suelo. Sin embargo, hoy en día los avances en suelos de vinilo permiten que se puedan instalar estos suelos en toda la casa sin ningún temor a que se estropeen.

3. Elige el efecto que deseas tiendo en cuenta tus gustos y necesidades

Esto significa que tengas claro el global que quieres que te aporte el suelo en el conjunto de tu hogar. Es decir, si quieres calidez, tendrás que apostar por suelos de efecto madera. Si por el contrario buscas alegría, quizá acabados de efectos porcelánicos. Si quieres sobriedad, el efecto piedra puede que sea el tuyo. Pero una vez más ten siempre en cuenta el conjunto y la propia disposición de la casa.

4. El tono y color determinará el carácter final del suelo

Con elegir el acabado no es suficiente, porque dentro de los diferentes diseños vamos a encontrar diferentes tonalidades y colores. Para elegir el adecuado, más allá de gustos, tendremos que una vez más tener en cuenta el conjunto y saber qué los tonos oscuros no son los ideales para espacios reducidos o poco luminosos pero que, sin embargo, son perfectos para lugares amplios y con mucha luz, ya que aportan sobriedad, calidez y elegancia, integrando de forma mucho más visible el conjunto.

5. No solo tengas en cuenta factores estéticos

La estética es importante, qué duda cabe, sin embargo no debe ser el único factor a la hora de decidir qué tipo de suelo vamos a instalar en nuestra casa. Debemos tener en cuenta otros factores como la resistencia, el tipo de uso que le vamos a dar, la capacidad que tengamos para poder mantenerlo en óptimas condiciones y, por supuesto, los propios habitantes de la casa. Hay que tener en cuenta si tenemos hijos, mascotas o el número de personas que viven en ella. Si estamos dispuestos a pasar mucho tiempo en labores de limpieza y mantenimiento o si tenemos posibilidades de contratar a alguien para ello. Si la hora de instalarlo tenemos que obrar o si preferimos no hacerlo por cuestiones de tiempo o comodidad. Todos estos factores son vitales para decantarnos por un suelo u otro, una elección que debe satisfacernos a todos los niveles.

Entrada anterior
Limpieza del césped artificial
Entrada siguiente
Como limpiar una alfombra