Como cambiar una bombilla

Anteriormente hemos explicado que tipo de luz, es más idónea para según la situación, hoy os explicaremos como cambiarlas, aunque si te parece peligroso, o un engorro, recuerdas que puedes contar con nosotros

Extraer la bombilla

Cerciórate de suspender el suministro eléctrico. Esto es algo que debes tener presente cada vez que manipules algo que use electricidad. Debes garantizar tu seguridad.

  • Solo debes cambiar el interruptor de encendido a apagado en tu caja de fusibles. Recuerda que esto suspenderá el suministro de energía en toda tu casa, no en un solo artefacto.
  • También deberás desconectar el dispositivo de iluminación antes de cambiar la bombilla; el dispositivo debe contar con un enchufe. Si no lo haces, corres el riesgo de electrocutarte. Siempre debes tener mucho cuidado con la electricidad.

Adopta otras medidas de seguridad. Debes tener en cuenta algunas cosas, sobre todo si la bombilla está ubicada en un techo alto.

  • Deja que la bombilla se enfríe antes de retirarla. Si la luz ha estado prendida hace poco, la bombilla estará caliente y te podrías quemar los dedos.
  • Si la bombilla se encuentra en el techo, no trates de alcanzarla balanceándote en una silla inestable o algo similar. Usa una escalera estable, así podrás alcanzarla sin caerte.
  • En lugar de usar una escalera, podrías comprar una herramienta de extensión que te ayudará a cambiar las bombillas que se encuentren en lo alto. Esto suele ser más seguro que tratar de subir por una escalera. Asimismo, ¡ten en cuenta que siempre puedes contratar a un electricista! No deberías requerir ninguna otra herramienta para cambiar una bombilla en un dispositivo de iluminación.

Reemplazar una bombilla convencional

Extrae la bombilla del casquillo. Si el dispositivo es de fácil alcance (como es el caso de las lámparas), el proceso será muy sencillo. Los casquillos varían según el tipo de dispositivo de iluminación.

  • Si cuentas con una conexión de bayoneta (usada en lugares como el Reino Unido y Nueva Zelanda), sostén la bombilla firmemente, pero con delicadeza, luego presiónala y gírala en sentido antihorario. Esto debe liberarla del casquillo. Este tipo de casquillo cuenta con dos dientes.
  • Si el casquillo es tipo rosca (lo que es común en América y Europa), tendrás que girar la bombilla con cuidado en sentido antihorario. La bombilla deberá soltarse del casquillo y luego podrás extraerla.

Coloca una nueva bombilla en el casquillo. Para colocar una nueva bombilla en el casquillo de un dispositivo de iluminación, tendrás que girar la bombilla en sentido horario. Recuerda que debes girarla en sentido antihorario para extraerla y en sentido horario para colocarla.

  • La bombilla deberá conectarse, aunque algunas veces podrías tener que girarla un poco más hasta que ya no avance. Esto dependerá del tipo de casquillo. No enrosques la bombilla demasiado o podrías romperla. Si tienes una bombilla de bayoneta, tendrás que alinear la base de la bombilla con las dos patas. Presiona hacia arriba y gírala en sentido horario.
  • Si se trata de una bombilla de rosca, solo tendrás que colocarla en el agujero del casquillo y girarla. Debes elegir una bombilla que tenga la misma potencia en vatios que tu bombilla anterior, salvo que quieras una luz de mayor o menor intensidad.
  • Revisa el nivel máximo de amperios o vatios en la etiqueta del dispositivo o casquillo de la bombilla. Asegúrate de que la potencia nominal de la bombilla no exceda lo permitido por tu dispositivo de iluminación. Puedes averiguarlo comunicándote con el fabricante o revisando el empaque.

Desechar la bombilla reemplazada

Deshazte de la bombilla de forma segura. Ten en cuenta que las bombillas son muy frágiles. Por esta razón, no puedes simplemente deshacerte de ellas arrojándolas a tu tacho de basura sin mayor cuidado. Si la bombilla se rompe, las esquirlas pueden cortar a alguien.

  • Cubre la bombilla usada con el empaque de la bombilla nueva antes de desecharla. También puedes envolverla con papel periódico o alguna revista antigua.
  • Desecha la bombilla en un lugar que esté fuera del alcance de los niños. Recicla la bombilla si es posible o si lo requieren en tu región.

Para terminar unos consejos

  • Asegúrate 100% que has desconectado la corriente, no quieres llevarte una sorpresa desagradable.
  • El cristal es sensible a la temperatura, si ha estado encendida la bombilla, seguramente esta este caliente y te puedas quemar las manos.
  • EL cristal es frágil ten cuidado al manipularlo.
Entrada anterior
10 Consejos que te ayudaran a proteger tus muebles de madera
Entrada siguiente
Como limpiar de manera sencilla el patio