¡Es época de aprovechar la terraza!

Quien tenga la suerte de tener en casa una terraza, sabe que el verano es la época ideal para hacer vida en ella. Una pequeña piscina para refrescarnos, una barbacoa, una cena al fresquito acompañada de una larga sobremesa hasta las tantas…

Tener una terraza en casa da mucho juego, pero también da algo de trabajo, pues hay que mantenerla limpia para usarla. Pero no hay que desesperarse, pues si seguimos estos consejos, limpiarla puede ser una tarea sencilla y rápida.

Pasos fundamentales para la limpieza

Antes de nada, es importante tener en cuenta el tipo de superficie, pues no todos los materiales se limpian igual. Aquí algunos tipos de materiales que podemos encontrarnos:

  • Suelo de barro:

Con el suelo de barro se consigue un aspecto rústico muy atractivo. Si quieres mantenerlo sin manchas y con aspecto brillante, desde el principio es necesario impermeabilizar este suelo con ceras o productos especiales para barro. Si no has proporcionado este tratamiento a tu suelo de barro, es muy posible que el suelo tenga manchas blancas. El suelo de barro es muy poroso, por lo que absorbe fácilmente el agua pero, de la misma manera, absorbe las manchas. Si esta es la situación de tu suelo de barro, limpia este con agua y lejía o agua y vinagre. También se puede limpiar con cera de origen vegetal, simplemente con una fregona escurrida habrá que limpiar la superficie con esta cera. Una vez impermeabilizado el suelo de barro, para un correcto mantenimiento barre el suelo y friega con agua y jabón neutro.

  • Suelo de madera:

Con este tipo de suelo debes ser especialmente cuidadoso, ya que la madera es un elemento vivo y le afecta mucho el cambio de temperaturas, por lo que también depende mucho la zona geográfica donde vivas. Por todo esto, es muy importante el mantenimiento aplicando por lo menos dos veces al año aceite de teca. Primero aplica una primera capa dejando que absorba y, a las 7 horas más o menos, aplica la segunda capa. En el caso que la madera esté manchada o con un tono grisáceo, lija la madera con una lija de grano fino, sin ser muy agresivo con el lijado, y posteriormente aplica el aceite. Como limpieza diaria, bastará con limpiar con agua u algún limpiador específico de la madera. En los días muy calurosos es conveniente regar la madera con agua para que se refresque y no se resquebraje.

  • Suelo de cerámica:

El suelo de cerámica es muy resistente y requiere menos mantenimiento que el resto de los suelos para terraza. En primer lugar, observa si las juntas están sucias y prepara un recipiente con agua y lejía. Seguidamente, frota las juntas y las esquinas con esta mezcla. Cuando veas alguna mancha puedes aplicar quitagrasas sobre esta y, después, aclarar con la manguera toda la superficie. El amoniaco también es muy efectivo para la limpieza de este suelo diluido en agua, especialmente para desengrasar el suelo si este fuera el caso.

  • Suelo de piedra natural:

La mayor ventaja de la piedra es su alta resistencia al exterior y su limpieza no resulta muy complicada. Para dejar la piedra impecable, mezcla agua con algún producto jabonoso y aclara. Después, prepara una mezcla de aguarrás con aceite de linaza y aplica por toda la superficie.

 

Si tu suelo es de otro material, no sabes cómo limpiarlo adecuadamente o simplemente necesitas ayuda para ello, en LIMASUR siempre estamos a tu disposición.

Entrada anterior
En plena ola de calor, mantén tu aire acondicionado a punto
Entrada siguiente
El verano y las reuniones con familiares y amigos