Consejos para cerrar tu vivienda de vacaciones hasta el próximo año

   Llegando septiembre, nos encontramos con el fin de las vacaciones de la mayoría de los españoles. Empieza el colegio, vuelta a la oficina, retomamos la rutina. En definitiva, es el inicio del nuevo año para muchas personas.

   Este inicio implica el fin y cierre de la vivienda vacacional (¡quien tenga la suerte de tenerla!) y la vuelta a nuestra vivienda habitual (pero eso lo dejamos para otro día…).

   Desde LIMASUR te ofrecemos unos consejos para dejar limpia la vivienda y cerrarla de manera segura hasta las próximas vacaciones o escapada. Además, os recordamos que para realizar esta transición de manera adecuada y cómoda, lo mejor es contar con profesionales como nosotros.

  • Haz una limpieza general, para que a la vuelta puedas encontrar tu casa limpia y recogida. Siempre será más fácil retirar ahora la suciedad que después de varios meses. Para no tener malos olores, asegúrate de tirar la basura, dejar limpios los ceniceros y vaciar el cubo de la fregona. Prevé el cuidado de las plantas.
  • Seguridad: Cierra la llave general del agua, evitarás inundaciones o que un cambio de presión dañe las tuberías. Comprueba que el gas y la caldera estén apagados. Asegúrate de cerrar bien las puertas y ventanas y de dejar las persianas a media altura. Y si tienes un vecino de confianza que permanezca allí todo el año, déjale llaves por si acaso y vaciar el buzón.
  • Desenchufa los aparatos eléctricos: apaga el televisor, DVD, ordenador…, no los dejes en stand by, ya que siguen consumiendo entre un 5 y 10% de la factura eléctrica. Además, si hay una subida de tensión, o una tormenta, evitaremos que se puedan estropear.
  • No dejes nada dentro de la lavadora y no la cierres, ya que los gérmenes se multiplicarán y provocarán malos olores. Recoge la colada para que no se deforme la ropa. Deja la cama sin sábanas o con unas sábanas limpias.

  • Limpia el baño, ya que es centro de bacterias. Retira los charcos de agua de la ducha y las alfombrillas antideslizantes. Evitarás la acumulación de cal y de humedad, y la aparición de hongos y moho. No dejes ropa sucia en el cesto y lava las toallas.
  • En la cocina: intenta consumir la comida de la nevera. Si te sobra, congela o dásela a algún familiar, desconéctala o ponla a temperatura mínima. Limpia el microondas y el horno, para que no queden restos de comida que atraigan a los bichos y comprueba que el lavavajillas esté vacío.

Entrada anterior
Cómo ahorrar agua con unos pequeños cambios
Entrada siguiente
¡Bienvenido otoño! Prepara tu casa para esta nueva estación