Consejos para limpiar el colchón

Los colchones son un elemento de la casa básico y muy importante, ya que de ellos depende nuestro descanso. Por ello, es clave la limpieza que les hagamos, ya que no sólo está en juego nuestro descanso, sino también nuestra salud.

En un colchón se acumula día tras día mucha suciedad: polvo, ácaros, bacterias, manchas de sudor, orina, etc. Si lo mantenemos limpio, afectará positivamente a nuestro bienestar y además alargaremos la vida útil del colchón. Una correcta higiene de nuestra cama es sinónimo de mayor calidad de vida.

CADA CUÁNTO LIMPIAR EL COLCHÓN

Lo más recomendable es limpiar el colchón cada seis meses, coincidiendo con el cambio de temporada. Aprovecha también este momento para darle la vuelta (la mayoría de colchones tienen una lado de verano y otro de invierno).

PASO 1. LIMPIA LAS MANCHAS MÁS VISIBLES DEL COLCHÓN

Antes de quitar los malos olores y limpiar el colchón a fondo, lo primero que tienes que hacer es atacar las manchas más visibles. Te explicamos cómo hacerlo paso a paso:

  • Mezcla medio litro de agua fría y tres cucharadas de detergente líquido, que verteremos en el agua haciendo bastante espuma.
  • En la zona donde se encuentre la mancha y con ayuda de la esponja, esparce la espuma.
  • Frota con movimientos circulares hasta que veas que la mancha vaya desapareciendo. Evita mojar mucho el colchón. Para ello, usa la espuma y luego, con un trapo seco y limpio, retírala. Si queda un poco húmedo, usa un secador de pelo en la zona para que seque más rápidamente.

PASO 2. DESINFECTA Y ELIMINA LOS ÁCAROS

Una vez tratadas todas las manchas y cuando el colchón esté seco, se procede a desinfectarlo y eliminar los ácaros.

  • Utiliza un tamizador con el que esparcir sobre todo el colchón el bicarbonato de sodio.
  • Después, verteremos en un pulverizador o atomizador el agua oxigenada para rociarla de manera uniforme sobre todo el colchón. También se puede hacer con vinagre. Deja reposar y actuar unos 45 minutos.
  • Pasado este tiempo, vuelve a rociar con el pulverizador agua oxigenada o vinagre, pero esta vez por zonas que frotaremos con la esponja limpia. Hay que hacerlo sistemáticamente hasta que hayamos frotado con garbo todo el colchón. Verás cómo el bicarbonato de sodio se pone marrón y esto significará que está arrancando la suciedad.
  • Aspira los restos del bicarbonato. Tras este proceso lo ideal sería dejarlo una hora al sol, sin embargo, si no es posible y está húmedo, pasa nuevamente el secador.

SEGÚN EL TIPO DE MANCHA…

Depende de qué sea la mancha, es recomendable utilizar un producto u otro para una limpieza eficaz.

Manchas de sangre

Para las manchas de sangre, se debe utilizar peróxido de hidrógeno (agua oxigenada). Se aplica sobre el colchón y se seca mientras esté burbujeando. El secado se debe realizar con un paño limpio y seco de color blanco, para evitar desteñidos.

Manchas de vómito

Para estas manchas, rocíalas con vinagre blanco y deja actuar durante 10 minutos. Después espolvorear la mancha con bicarbonato de sodio y dejar que haga efervescencia con el vinagre durante unos minutos. Cuando el bicarbonato se seque, pasar la aspiradora. Si la mancha persiste o no se ha eliminado completamente, utilizar una esponja humedecida en agua oxigenada y frotarla con movimientos circulares.

Manchas de humedad o moho

El exceso de humedad hace que aparezca el moho y este provoca manchas en el colchón. Para eliminarlas lo primero que debemos hacer es poner el colchón al sol, para que se seque. Se debe frotar y aspirar las zonas afectadas para eliminar el exceso de moho. Es importante, después de haber aspirado el moho, de cambiar la bolsa y el filtro de la aspiradora, para evitar esparcir las esporas del moho por toda la casa. Extiende sobre el colchón una mezcla de alcohol isopropílico (isopranol) con agua tibia al 50%. El isopranol  es un fuerte disolvente y puede adquirirse en droguerías o grandes almacenes. Después hay que enjuagar el área donde se ha aplicado la mezcla con agua tibia. Finalmente se debe aplicar al colchón un desinfectante común que eliminará la esporas que aún permanezcan en él.

Manchas resistentes

Si tenemos manchas que se resisten y no sabemos su origen, se puede probar con un limpiador de tapicería, que elimina las manchas y además también acaba con los ácaros del polvo.

 

 

Desde LIMASUR podemos ayudarte con la limpieza de tus colchones, al igual que con el resto de muebles y espacios de tu hogar. Una limpieza profunda, con un buen mantenimiento posterior, protegerán tu salud y bienestar de los tuyos.

Entrada anterior
Algunos consejos para la limpieza de garajes
Entrada siguiente
Cómo ahorrar agua con unos pequeños cambios