Limpiar después de una obra… ¡sí se puede!

Todas las personas temen el momento en el que tienen que hacer alguna obra en casa, ya sea porque te has comprado una vivienda nueva o porque tengas que reformar alguna estancia de tu hogar.

Una obra genera mucha suciedad, y no sólo en la zona en la que has realizado la obra, sino que esa suciedad se extiende por toda la casa. Resultado: un dolor de cabeza muy grande.

LIMASUR es una empresa con gran experiencia en este tipo de limpiezas, por lo que lo más fácil y rápido es contar con nosotros. No obstante, te ofrecemos algunos consejos por si decides llevarlo a cabo por tu cuenta.

Las capas de polvo después de una obra

Un buen comienzo es abrir ventanas, en caso de que las haya, para que el viento se encargue de facilitarte un poco el trabajo. Deja al menos un par de días que le de aire a la habitación no solo para que vaya desintegrando un poco la capa de polvo, sino para que el olor de químicos usados en la obra también desaparezca.

Las paredes y los techos pueden acumular polvo

Con una escoba nueva y perfectamente limpia en caso de que aún lo veas necesario, barre el techo y las paredes para desprender el polvo que aún quede. Con una mopa húmeda da una pasada nuevamente para que los residuos de polvo se le adhieran. Enjuaga la mopa y repite el procedimiento.

Objetos / decoración que acumulan suciedad

Si el lugar donde se realizó la obra tenía muebles y objetos de decoración debemos limpiarlos con sumo detalle. Utiliza una bayeta húmeda (no mojada, que no gotée) y pásala sobre la superficie de los objetos con polvo.

El suelo acumula la mayor cantidad de polvo tras la obra

Olvídate de la escoba para la limpieza fin de obra, usarla solo moverá el polvo pero no lo eliminará. Para estos casos lo ideal es utilizar una aspiradora con filtros potentes HEPA ya que se encargará de absorber todo el polvo sin dejar rastros de suciedad. En caso de que tengas una pásala por toda la superficie del suelo con especial atención en las juntas.

Quitar las manchas de yeso, pintura, cemento, etc… después de una obra

La forma de eliminar estos residuos va a depender mucho de la superficie en la que se encuentren. Pero en términos generales si las manchas son de cemento, yeso u óxido deberás utilizar desincrustantes, quitacementos o decapantes ácidos. Para manchas menos complicadas con un paño con diluyente debería ser suficiente.

Desde limasur, sabemos lo difícil que puede llegar a ser tener todo siempre bajo control y perfectamente limpio, ¡pero para eso estamos nosotros! Para ayudarte siempre que lo necesites

Ya sea de manera recurrente o puntual, puedes contratar nuestros servicios de limpieza, ¡nosotros nos encargamos de todo!

Entrada anterior
Limpiar el horno puede ser fácil
Entrada siguiente
Siete pasos para limpiar el baño