Rieles de ventanas: cómo limpiarlos adecuadamente

Uno de los espacios donde más suciedad se acumula y más cuesta retirarlas es en los rieles y guías de puertas correderas y ventanas.

Limpiar los rieles de las ventanas correderas es algo a lo que hay que prestar atención, pues puede convertirse incluso en un problema a la hora de abrir o cerrar las ventanas por la acumulación de suciedad.

QUÉ NECESITAS PARA LIMPIAR LOS RIELES O PUERTA CORREDERAS

Aquellos que se pregunten cómo limpiar los rieles de las ventanas para dejarlas como nuevas tienen que tener en cuenta que la respuesta principal es utilizar los mejores productos y los procedimientos más eficientes para ello.

Un espacio tan pequeño como son los rieles de las ventanas en ocasiones presentan un problema porque cuesta acceder a ellos. Esto hace imprescindible utilizar objetos poco convencionales para el resto de tareas de limpieza.

Un cepillo de dientes, por ejemplo, es uno de los mejores aliados al respecto. También se puede incluir un cuchillo redondo y sin filo, de los que habitualmente se usa para untar mantequilla.

Otras personas optan por llevar a cabo las tareas de limpieza de los rieles de las ventanas con un bastoncillo para los oídos o un pincel de cerdas rígidas y del grosor adecuado para la ventana.

¿Qué más será necesario para limpiar los rieles de ventanas y puertas correderas? Productos específicos para retirar toda la suciedad de la zona. Aplicar un buen limpiador es esencial para eliminar cualquier resto de grasa y suciedad sin necesidad de aclarado.

CÓMO LIMPIAR LOS RIELES DE LAS VENTANAS Y PUERTAS

El proceso de limpiado de rieles de las ventanas y puertas es sencillo. En medida de lo posible, conviene retirar las hojas de las puertas o las ventanas si se puede, ya que esto facilita el trabajo.

Una vez retiradas o liberadas del espacio, ¿cómo limpiar las guías de las ventanas? El primer paso es retirar con el cepillo de dientes, el pincel o el objeto elegido todas las pelusas, restos de comida o pequeños objetos que hayan quedado atrapados en el riel.

Cuando está lo más limpio posible, es la hora de aplicar un poco del producto químico elegido y frotar con el mismo cepillo de dientes o pincel para que haga efecto.

TRUCOS PARA LIMPIAR LOS RIELES DE LAS VENTANAS

  • Utiliza bicarbonato de sodio y vinagre de limpieza
  • Jabón de lavavajillas
  • Agua oxigenada

En el caso de las superficies de aluminio y otras superficies metálicas, evita utilizar materiales muy abrasivos o fregar en exceso para preservar la integridad y la estética de las ventanas y puertas correderas.

Si necesitas ayuda con la limpieza de tus ventanas o de cualquier espacio de tu hogar, ponte en contacto con nosotros.

Entrada anterior
Cómo limpiar de manera eficiente un ascensor de comunidad
Entrada siguiente
En plena ola de calor, mantén tu aire acondicionado a punto