¿Cuál es la mejor manera de limpiar las ventanas?

Las ventanas deben quedar impecables para que la luz natural pueda entrar en tu hogar. Estas, hacen que te sientas más conectado con el interior. ¿Cuál es la forma correcta de limpiar las ventanas y evitar arañazos? Te traemos los tips definitivos sobre su limpieza.

Limpiar las ventanas es una tarea que suele darnos mucha pereza hacer, además de ser bastante tediosa, ya que es una parte de la casa que se ensucia a menudo por su exposición a la contaminación en el exterior.

En este artículo te lo ponemos fácil para que invites a la luminosidad a regresar a tu hogar con ventanas limpias y relucientes. Desde hacer tu propia solución casera hasta hacer movimientos en S cuando limpies las ventanas, ¡hay muchas maneras de devolver el brillo a los cristales!

Materiales que necesitarás para limpiar tus ventanas

Antes de empezar a limpiar es necesario que sepas todo lo que necesitarás para limpiar tus ventanas a fin de obtener un acabado profesional:

  • Cepillo seco o un mango de escoba para quitar las telarañas y polvo
  • Una cubeta
  • Un enjuagador de goma
  • Una solución de limpieza para ventanas o vinagre
  • Un paño de microfibra

Cómo limpiar tus ventanas

Para que las ventanas se mantengan siempre limpias, deberías de hacer una limpieza periódica; con un spray de limpieza y un paño es suficiente. Sin embargo, si las ventanas llevan mucho tiempo descuidadas, debes hacer una limpieza más adecuada y profunda.

Paso 1: Retira las cortinas y persianas antes de limpiar

Comienza por quitar las cortinas y subir las persianas. De hecho, si puedes, es una buena oportunidad para lavar tus cortinas a fondo o rociarlas con un ambientador de telas.

Una vez retiradas, utiliza un cepillo seco o un mango de escoba para quitar las telarañas (en caso de que las hubiera) o eliminar el polvo de las esquinas y los marcos de las ventanas.

Paso 2: Comienza con los marcos

Un truco a la hora de limpiar las ventanas es comenzar con los marcos primero para que no gotee agua sucia sobre los cristales. Un paño y una esponja húmeda debe de ser suficiente, pero si están muy sucios puedes añadir un poco detergente en los marcos y limpiarlos con los materiales mencionados anteriormente.

Paso 3: Usa movimientos en S cuando limpies los paneles de vidrio

Limpia los paneles de vidrio frotándolos suavemente con una esponja humedecida en agua tibia con jabón.

Para una limpieza a fondo, lo mejor es  frotar siguiendo la forma de una S; así llegarás a todos los rincones eliminando por completo las manchas.

Pasa la escobilla de goma por la ventana en un patrón de “S” invertida desde una esquina superior. Al final de cada pasada, limpia de nuevo el agua y la suciedad con un paño. Las marcas más rebeldes pueden necesitar un repaso con una esponja.

Paso 4: Limpia cualquier exceso de limpiador para evitar rayas

Puedes usar una escobilla de goma para eliminar las manchas producidas por los productos de limpieza. Nuestra recomendación es que continúes con movimientos en forma de S.

Limpia periódicamente la hoja de la escobilla de goma con un trapo limpio para evitar que se extienda la suciedad. Retira el agua que quede con una gamuza húmeda o un paño de microfibra y seca el alféizar.

Te aconsejamos que evites limpiar con toallas o con paños que puedan dejar pelusa en el vidrio. Además, otra sugerencia para limpiar los cristales de la ventana, es hacerlo con papel de periódico arrugado ¡le dará a las ventanas un acabado reluciente!

El papel ayuda a absorber cualquier líquido de limpieza sobrante, dejando la superficie libre de rayas. Ve frotando en distintos movimientos hasta que el líquido haya desaparecido.

Paso 5: Limpia los bordes de la ventana

Por último, termina con el exceso de agua o espuma de los bordes y el alféizar de la ventana con un paño absorbente. Repite el proceso también en el interior de tus ventanas.

La mayoría de los bordes de las ventanas quedarán relucientes después de lavarlos con agua y jabón, pero también puedes usar un producto blanqueador para mantenerlos como nuevos.

Algunos trucos caseros para la limpiar tus ventanas

Utiliza limpiadores fabricados por ti mismo para lograr una fórmula eficaz, haz una mezcla con una parte de vinagre blanco, otras tres de agua caliente, y mézclalo a conciencia. Si quieres evitar el olor a vinagre, puedes añadir unas gotas de limón.

Otro truco casero y que sirve de limpiador eficaz, se consigue mezclando dos tazas de agua, tres cucharadas de vinagre blanco y media cucharada de detergente líquido. Introduce la mezcla en un bote y ¡a limpiar!

Limpia tus ventanas en días nublados

Las soluciones que utilices en tus cristales deben de estar un tiempo actuando para atrapar toda la suciedad; por ello, elige siempre un día nublado para limpiar tus ventanas. Si el día está muy soleado puede hacer que la solución se evapore antes de tiempo y dejar marcas antiestéticas.

Hasta aquí nuestros consejos para que tus ventanas queden relucientes y brillantes.  No son pasos muy difíciles de seguir, por lo que esperamos que te hayan servido de utilidad.

Queremos cuidarte, y por ello; ya sea de manera recurrente o puntual, desde LIMASUR puedes contratar nuestros servicios de limpieza del hogar, para cuando no tengas tiempo suficiente de ocuparte de tareas como esta. ¡Siempre nos adaptamos a tus necesidades! ¡Contáctanos!

Entrada anterior
¿Cómo quitar manchas de café del sofá?
Entrada siguiente
Consejos para mantener limpia una comunidad de vecinos